Schreiben? Einfach. Nur die Buchstaben in die richtige Reihenfolge bringen.

La caja de espejos – Reseña española

New Books in German en versión española:

En es­ta apa­sio­nan­te no­ve­la, sa­bia­men­te narra­da, sob­re la Gran Guerra, Poschenrieder of­re­ce un ori­gi­nal en­fo­que del te­ma que pue­de re­sul­t­ar muy atrac­tivo pa­ra un am­plio púb­li­co. Concisa y con­mo­ve­do­ra, es­ta »Caja de es­pe­jos« se mue­ve con to­da flu­i­dez ent­re los hor­ro­res de los fren­tes de trinche­ras y el Múnich de la ac­tu­ali­dad, don­de el jo­ven nar­ra­dor va su­m­er­gién­do­se ca­da vez más en las fo­tos, car­tas y re­por­ta­jes sob­re la guer­ra le­ga­do de su tío ab­ue­lo Ismar Manneberg, ofi­ci­al ale­mán de ori­gen ju­dío. El bis­nie­to es un per­so­na­je sim­páti­co, aun­que al­go ex­traño. Trabaja pa­ra una mis­te­rio­sa or­ga­ni­za­ción –él cree que se tra­ta de una pant­al­la de la CIA– escri­bi­en­do in­for­mes en in­glés sob­re el tra­t­a­mi­en­to en los me­di­os de co­mu­ni­cación de as­un­tos «de in­te­rés pa­ra el Gobierno de EE.UU.». Es con­sci­en­te de lo ri­dí­cu­lo de su fun­ción: la in­for­mación que le cont­rat­an pa­ra en­vi­ar ya la ha pu­es­to dis­po­ni­ble an­tes la mis­ma pren­sa. Pero en­t­on­ces el je­fe de­ci­de di­gi­ta­li­z­ar­se, y así lle­gan a su fin los días en que el jo­ven escruta­ba pláci­da­men­te pe­riód­icos con los de­dos man­cha­dos de tin­ta. Cada vez más dis­gusta­do, re­fle­xio­na sob­re los efec­tos ne­ga­tiv­os de la tec­no­lo­gía di­gi­tal, y de ese mo­do re­cuer­da la ca­ja con pa­pe­les y fo­tos de su tío ab­ue­lo. Al re­pas­ar­los, en­cuen­tra una mis­te­rio­sa fo­to­grafía de la «ca­ja de es­pe­jos». Descubre en­t­on­ces fo­ros en in­ter­net pa­ra en­t­u­sia­s­tas de la Gran Guerra co­mo él, y así ter­mi­na ent­ran­do en con­tac­to con WarGirl18, que pare­ce en­tera­da de al­gu­na co­sa que otra sob­re la mis­te­rio­sa ca­ja y Karamchand, el méd­ico que la in­ven­tó. Al princi­pio el nar­ra­dor du­da de si con­fi­ar o no, pe­ro fi­nal­men­te re­su­el­ve hab­lar con el­la y ac­ce­de a que se ve­an en per­so­na cuan­do le cuen­ta que ti­ene car­tas en­via­das por su tío ab­ue­lo. Entre es­tas ave­ri­guacio­nes pa­ra saber más sob­re la ca­ja de es­pe­jos se ent­re­la­zan pa­sa­jes sob­re la vi­da de Ismar en las trinche­ras. Imaginando estar pro­met­i­do, el hom­bre escri­bió una car­ta a su fic­ticia no­via. Y le re­spon­dió. Impresionado, pe­ro tam­bién emo­cio­na­do, co­men­zó a man­te­ner cor­re­spon­den­cia con la mis­te­rio­sa co­mu­ni­can­te. En esa mis­ma épo­ca em­pe­zó a vi­si­tar Karamchand, que ha­bía con­se­gui­do de­vol­ver­le la sa­lud tras ser he­r­i­do en com­ba­te, in­te­resán­do­se ca­da vez más por el tra­t­a­mi­en­to con la «ca­ja de es­pe­jos» en que es­ta­ba tra­ba­jan­do el méd­ico. Todo el­lo le ayu­da a man­te­ner el do­mi­nio sob­re sí mis­mo en me­dio del ca­os de la guer­ra de trinche­ras. El re­la­to de la vi­da del nar­ra­dor en el mun­do ac­tu­al y el de la de Ismar ad­quie­ren un creci­en­te pa­rale­lis­mo se­gún va avanz­an­do es­ta ori­gi­nal y emo­ti­va nar­ra­ción, has­ta lle­gar así a un de­sen­lace in­tri­gan­te y, tam­bién, es­calo­fri­an­te.